Archivo del Autor: Gloria Bretones

Y por fin el retorno de las peregrinas…

25 de Agosto de 2009. Santiago de Compostela-Madrid

Y resultó que era más fácil hacer el camino que volver a casa. Tuvimos que empaquetar las bicicletas para llevarlas en el coche-cama, y no os penseis que Renfe tiene en cuenta a los peregrinos y nos deja llevar las bicis en un bonito vagón habilitado para ello…, pues no, hay que llevarlas DENTRO de tu mini-compartimento. Belén, las bicis, las alforjas, las tartas de santiago, la empanada de bacalao y yo.

Cuando llegamos a Madrid mi cuñao nos esperaba para llevarnos a casa (Pablo, siempre estarás en nuestras oraciones por eso). Estábamos en Madrid, en casa, yo sólo podía sonreir y pensar en mi sofá.

De repente Belén me mira, me sonríe y me dice: » ahora nos va a resultar super fácil hacer las Vías Verdes…». No pude evitar gritar de pánico.

Fotos:

El descanso de las peregrinas…

24 de Agosto de 2009. Santiago de Compostela.

Os contamos cómo fue nuestra última etapa desde la plaza del Obradoiro, y además os relatamos cómo estamos viviendo nuestros días de descanso en esta bonita ciudad.

Fotos:

Verlo para creerlo: hemos llegado a Santiago de Compostela

23 de Agosto de 2009. Arzúa-Santiago de Compostela.

Nuestra llegada a la plaza del Obradoiro:


Minutos de emoción:

La fotos…

Templarios, romanos y monjes cistercienses…

22 de Agosto de 2009. Portomarín-Arzúa.

Etapa de turismo con Luisa y Eduardo por los bosques de Galicia. Después de recorrer el camino francés, nos pasamos gracias a nuestros amigos a conocer parte del camino del Norte. La furgoneta nos llevó por carreteras gallegas a la búsqueda de tesoros artísticos que desconocíamos: El monasterio de Vilar de Donas del siglo XII, Sta. Eulalia de Bóveda del siglo IV, Castillo-Fortaleza de San Paio de Narla, la laguna de Sobrado de los Monjes, el monasterio cisterciense de Sta de Sobrado, y el campamento militar romano.

Con Luisa y Eduardo en un castillito muy bonito, Fortaleza de San Paio de Narla:

El amor fluye en el camino…

Y nos pusimos a jugar al futbol al lado de un campamento romano:

Estas fotos ilustran nuestra excursión:

Portomarín, pinchacín…

21 de Agosto. Triacastela-Portomarín.

Fue horrible. Horrible. Y precioso al mismo tiempo. Galicia es preciosa. Hacía un frío increible para el que seguramente no estábamos preparadas, y a eso había que sumar el cansancio acumulado del día anterior. Caminos en bosques cubiertos por la niebla, valles verdes a lo lejos, pueblos perdidos en la historia, y un olor a vaca que echaba para atrás. Muchas subidas, iguales bajadas, caminos de barro, torrenteras llenas de piedras imposibles de transitar, pero sobre todo nos acompañó la sensación de que las piernas no daban más de sí y habíamos quedado con Luisa y Eduardo en Portomarín para comer…

Por fín el río Miño aparece, vemos a lo lejos Portomorín como una revelación, sólo hay que cruzar el puente y llegar a la plaza mayor…, pues no, otra vez la mala suerte que parece perseguirme con mi jodida rueda trasera. Pincho, mejor dicho, reviento, y no os podeis imaginar lo que agradecí que Eduardo que nos salvara del infortunio y nos recogiera. Comimos con nuestros amigos, para nosotros ese día los salvadores, y nos fuimos a la piscina por la tarde a refrescar nuestros músculos magullados, y a enseñar a todo el mundo nuestro moreno ciclista último modelo. Bienvenidos amigos al camino de Santiago…

Y más fotos…

O Cebreiro, puñeteiro…

20 de Agosto. Villafranca del Bierzo-O Cebreiro-Triascastela

Esta es una de las etapas más duras que hemos vivido y seguramente una de las más bonitas por las impresionantes vistas. Había que subir a O Cebreiro, y para ello había que pasarse unos 20 km de subida constante, más unos 9 km de cuesta empinada por caminos de cabras y torrenteras con la bici a cuestas prácticamente todo el tiempo por lo impracticable del terreno. Tampoco facilitaba la subida a los ciclistas que el camino pareciera la Gran Vía en Navidad, y que algunos caminantes demostraban poca solidaridad por los peregrinos a pedales (algunos no nos consideran verdaderos peregrinos).

Pensábamos quedarnos arriba, O Cebreiro es un pueblo precioso, pero todo el mundo pensó lo mismo y no había sitio ni en la calle. Había que seguir bajando. Llamamos a todos los hoteles, hostales y pensiones de medio pelo hasta Triacastela y nada. Así que bajamos hasta Triacastela, un puerto más, el del Poio, y 15 km de bajada para dormir en un pueblo horrible donde sin embargo cenamos bastante bien. No podemos decir lo mismo de la pensión, a priori estaba bien, limpita, pero los muelles de las camas nos molestaron un poco.

Y nada más, seguimos contando…

Unas fotillos…

Colacaos, mantecadas y cocidos maragatos

Dia 17 de agosto. León – Astorga

Os lo cuento en este video:

Fotillos varias:

Dos etapas tranquilitas…

15 y 16 de Agosto. Frómista- Sahagun-León

Os lo cuenta Belén en su perfecto madrileño:

Aquí algunas fotos ilustrativas: