Archivo de la categoría: Camino de Santiago 2009

Dos etapas tranquilitas…

15 y 16 de Agosto. Frómista- Sahagun-León

Os lo cuenta Belén en su perfecto madrileño:

Aquí algunas fotos ilustrativas:

Hasta los grandes caen…

Etapa Burgos- Fromista…la etapa de mi resurrección (que sí Belén…que exagero…), pero mejor os lo contamos en un video:

Y aquí el video de mi subida en Castrojeriz…de coña…:

Aquí unas fotillos:

80 KM Sto. Domingo de la Calzada- Burgos

Más de doce horas de camino, siesta incluida y alguna que otra meadilla en el campo… pero al final llegamos. Nos pasó de todo pero os lo contamos en este video que acabamos de hacer. Estamos descansando y hoy no vamos a ningún lado…bueno, a meternos una Olla podrida de la leche.

Os ponemos un video de una chorrada de instalación que han hecho en la Catedral..que manera de joder el arte de verdad (opinión mía…):

Ah!Y hemos cogido esta mañana el trenecito de Burgos que se llama CHU CHU!!!!!!…Las cosas de Belén…

Besos a todos…

De Najera a Sto Domingo de la Calzada…el viaje imposible

Hicimos pocos km, en parte para descansar pero sobre todo porque queríamosllegar temprano e ir a visitar los monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla…pues bien, no hay manera humana de ir desde este pueblo. Primero nos vamos a la Oficina de turismo y un buen señor pagado por el ayuntamiento del pueblo dice que nos lleva por 40 euros (super legal todo ¿eh?) pero que nos deja ver los monasterios en una hora…joder, 40 euros en una hora, como mola este pueblo. Lo mandamos a la mierda e intentamos conseguir un taxi…50 euros…total que ya iremos en coche tranquilamente en otro momento. Menos mal que ya hemos estado, pero nos quedamos con las ganas, la verdad.

Luego fuimos la Catedral que es una monería gótica y renacentista. Nos tocó un guía al que todo le parecía «muy bueno» (menos mal), y que en aquellos entonces los constructores seguían «las modas» de la época. Muy profesional el jubilado del pueblo.

Buenos ponemos unas fotillos, una son los famosos gallos que cantaron despues de cocinados…

Os seguimos contando…

De Logroño a Najera

Sin novedad en el frente. Conseguimos los pocos kilometros en poco tiempo y aunque parezca mentira las piernas nos responden y las ruedas no se nos pincha. Os lo contamos como siempre en directo:

Y nada más, os seguimos contando….

Os ponemos unas fotos ilustrativas:

De domingueras en Logroño

Pues ya hemos llegado a Logroño en una jornada que hemos pretendido de descanso. Solo 10 km sin muchas cuestas y con una gran bajada hasta la ciudad que era una gozada. Logroño no es una ciudad especialmente bonita, pero es muy agradable al paseo a pesar de la rasca que hace.

Lo mejor de Logroño es sin duda su gastronomia y sus vinos, ¡que pinchos madre! Pero mejor os lo contamos todo en persona:



Y una cuesta, y dos, y tres…

Y empezo nuestra aventura…(por cierto, veo que no puedo poner acentos en este ordenador, espero que me lo perdoneis…). Salimos de Pamplona tan contentas y despues de tres etapas seguimos contentas pero con una agujetas de narices. Y es que no, no estamos preparadas para esto pero os podemos jurar que lo lograremos. Antes muertas que ser vencidas por las cuestas del camino (aqui a las cuestas de 2 km les llaman repechos…, joder!).

Nos ha pasado de todo, no siempre bueno, y mejor os lo contamos con estos videos:

Os enseñamos algunas fotos chulas de estas etapas:

La primera foto es nada mas salir del portal de casa en Madrid. Todavia teniamos chichas…!!!! La segunda es en la tienda de bicis en Pamplona cuando nos arreglaron la bici. La tercera con unos bonitos girasoles antes de llegar al Alto del Perdon. La cuarta es Belen en el Alto. Y la ultima yo en la fuente del vino, que resulto que era temprano y no salia nada de vino. En fin, que no hay manera de ser alcoholico en el Camino.

Besos y os seguimos contando…

De Madrid a Pamplona y de Pamplona a Puente de la Reina

Pues aquí estamos Belén y yo por primera vez frente al ordenador en un cibercutre de Puente de la Reina. Aunque parezca imposible hemos conseguido llegar a pesar de los pesares…, pero es mejor contar las cosas desde el principio.

VIAJE A PAMPLONA

Ayer empezó nuestra aventura y como no podía ser de otra manera nuestros problemas. El camino de Santiago es una vía de penitencia (entre otras cosas), pero normalmente el sufrimiento empieza en la primera etapa ¿no?, pues no. Nada más salir de casa nos vamos a Atocha a por el coche de alquiler que nos llevará a Pamplona. Pues bien, me doy cuenta de que tengo un radio roto en cuanto piso Embajadores. No le digo nada a Belén hasta tener el coche porque por mis santos ovarios que yo me voy a Pamplona… de todas maneras no podíamos dejarlo para el día siguiente porque perdiamos el coche. Finalmente se lo cuento a Belén y decidimos ir a la famosa tienda de bicicletas Berrendero, antiguo ex ciclista importante, que resultó ser un borde y pasó de nosotras.

Decidimos seguir a Pamplona, todavía sin desayunar, y paramos nada más salir de Madrid en una estación de servicio de la A1 de donde salimos corriendo cuando vemos que hay un lío de tres pares de narices porque han robado a un pobre moro que feliz volvía a su Francia no natal. Al ver que todavía buscaban al culpable y que la poli hacía su aparición nos piramos cagando leches antes de que nos implicaran en el altercado. Con la suerte que teníamos…

Por fín nos paramos en La Cabrera y desayunamos, ya son casi las doce, y yo tengo una mala leche infernal porque si hay algo que odio es no comer y tener hambre.

Por el camino llamamos a una tienda de bib¡cicletas y nos atiende Igor. Nos dice que no cierra a mediodía y que le llevemos la bici en cuanto lleguemos. Y nosotras nos fuimos directas a la tienda nada más lleagr a Pamplona. Pero sorpresa…la calle de la tienda está en obras, con una escabadora y una zanja de 100m que flipas, un ruido horrible, y para más inri sin casi poder llegar hasta la tienda por el poco espacio que tiene la acera para pasar. Cuando llegamos, la tienda cerrada. Joder. Joder. Joder.

Decidimos ir a tomar algo porque son las 4 de la tarde y estamos como a 36 grados. Con las bicis, el coche, y la madre que me parió. Dos cervezas después Belén decide recorrerse el casco histórico en busca de otra tienda mientras yo no paro de llamar por teléfono a ver si el tio vuelve. No vuelve y ninguna otra tienda de Pamplona nos arregla la bici. Genial. Yo insisto una y otra vez a Belén que nos vayamos al Caribe…

Cuando ya estábamos desesperadas y nos veíamos eternamente en Pamplona hasta que arreglaran la bici, vuelvo a llamar otra vez y…ESTÁ ABIERTO! Dejamos las bicis a estos navarros encantadores que nos dicen que volvamos a las 8 a por la bici. Devolvemos el coche y dejamos las alforjas en el hotel, nos tomamos un pincho (la mala leche se me va quitando con cada pincho) y volvemos a por las bicis. Nos creíamos nosotros que se nos arreglaba el día. Una mierda. Estos encantadores navarros nos comentan que la bici hasta el día siguiente no está, que mi bici es muy chula y que en su día costaría una pasta pero que mejor me compro otra después del camino.

Y de repente el diluvio. El universal. Noe nos saluda en su arca. Mes y medio sin llover en Pamplona y nos toca a nosotras. En vista del panorama los chicos de la tienda nos invitan a sidra y a cobijarnos en su tienda. Nos hacemos íntimos y nos cuentan cosas. La más interesante es que Miguel Bosé tiene un novio del pueblo de una amiga suya. La más extraña que por lo visto tienen asuntos en Senegal y que su perra es de Almería… En fín, que no para de llover y aunque pasamos un buen rato con estos chicos nos morimos por estar en el hotel.

De repente para de llover, y somos tan gilipollas que pensamos que llegamos al hotel antes de que vuleva a llover porque en el mapa parece que está cerca. Una leche. Está a tomar por culo y por el camino pasamos por una calle sin fín y un parque donde no hay un puto bar ni un balcón ni nada. Cuando llegamos al hotel Belén y yo estamos caladas hasta las bragas. Literalmente. Y los chubasqueros en el hotel.

Finalmente, llegamos al hotel nos duchamos, bajamos a cenar, y Belén se pide una crema de verduras, y yo un sandwich de huevo y bacon. Sin duda eso nos define. Y a dormir.

Mañana os contaremos la etapa de hoy y pondremos fotos y videos sin par.

Besos a todos los que nos sigan en esta aventura …!!!!!!!!!!

Mejor en domingo

Si me hubieran dicho hace tan sólo unos cuantos años que estaría tomando una cervecita con unos bocabits en la casa que la familia de mi novia tiene en La Florida, seguramente preguntaría qué día me tocó la lotería y si mi novio estaba al tanto de mi cambio de acera. Pero esa es otra historia que contaré sólo si hay dinero de por medio…

La Florida es una lujosa urbanización de Madrid llena de ricos empresarios y viudas de postín, que es un verdadero remanso de paz a tan sólo 10 mínutos de la locura de la ciudad. Es por eso que Belén y yo hemos decidido que no hay sitio mejor para prepararnos el Camino.

Para los que no lo sepan, se nos ha ocurrido la genial idea de hacer el Camino de Santiago en bicicleta este verano. No es que de repente nos haya invadido el fervor religioso, o queramos cumplir una promesa imposible, es sólo que nos apetece disfrutar un poco de cierta tranquilidad pueblerina, del maravilloso románico que inunda esa ruta, y mover un poco el culo, que por otro lado nos sentará de muerte.

Y si bien es cierto que yo ya he hecho dos veces el Camino me encuentro con el inconveniente de pesar 20 kilos y tener 10 años más que la última vez que me embarqué en esta aventura.

Afortunadamente las circunstancias físicas de Belén son infinitamente mejores que las mías, aún así sin una buena preparación previa, es posible que quedara viuda al tercer día de rodaje.

Por todo ello, llevamos unas cuantas semanas preparándonos, y solemos coger la bicicleta todas las tardes. En la ciudad no siempre resulta agradable el paseo, pero hace un par de fines de semana estuvimos en Roquetas, Almería, en donde por lo menos no tienes que ir esquivando viejas gruñonas y señores malhumorados. Sinceramente, no creo que sea tan difícil entender que el carril bici, es para «LAS BICICLETAS, COÑO».

Pero desde hace unos días nos resulta imposible entrenar. Por circunstancias laborales no siempre disponemos de ese par de horas de descanso para darnos una vuelta por la Florida. Aunque lo peor se ha presentado este sábado. Se nos ocurrió la feliz idea de llevar las bicis a un «experto» que las pusiera a punto, y lo que hemos conseguido es que la rueda trasera de mi bicicleta oscile. Sobra decir que las ruedas de una bicicleta nunca deben oscilar, en todo caso rodar, lo cual sin duda ayudaría bastante a llegar a Santiago.

Es por todo este sin fín de avatares inesperados que nos hallamos ahora en la tumbona frente a la piscina sin nada mejor que hacer que beber una cervecita y picar unos bocabits. Tampoco creo que haya nada mejor que hacer un domingo.

Os seguiré contando…