Mejor en domingo

Si me hubieran dicho hace tan sólo unos cuantos años que estaría tomando una cervecita con unos bocabits en la casa que la familia de mi novia tiene en La Florida, seguramente preguntaría qué día me tocó la lotería y si mi novio estaba al tanto de mi cambio de acera. Pero esa es otra historia que contaré sólo si hay dinero de por medio…

La Florida es una lujosa urbanización de Madrid llena de ricos empresarios y viudas de postín, que es un verdadero remanso de paz a tan sólo 10 mínutos de la locura de la ciudad. Es por eso que Belén y yo hemos decidido que no hay sitio mejor para prepararnos el Camino.

Para los que no lo sepan, se nos ha ocurrido la genial idea de hacer el Camino de Santiago en bicicleta este verano. No es que de repente nos haya invadido el fervor religioso, o queramos cumplir una promesa imposible, es sólo que nos apetece disfrutar un poco de cierta tranquilidad pueblerina, del maravilloso románico que inunda esa ruta, y mover un poco el culo, que por otro lado nos sentará de muerte.

Y si bien es cierto que yo ya he hecho dos veces el Camino me encuentro con el inconveniente de pesar 20 kilos y tener 10 años más que la última vez que me embarqué en esta aventura.

Afortunadamente las circunstancias físicas de Belén son infinitamente mejores que las mías, aún así sin una buena preparación previa, es posible que quedara viuda al tercer día de rodaje.

Por todo ello, llevamos unas cuantas semanas preparándonos, y solemos coger la bicicleta todas las tardes. En la ciudad no siempre resulta agradable el paseo, pero hace un par de fines de semana estuvimos en Roquetas, Almería, en donde por lo menos no tienes que ir esquivando viejas gruñonas y señores malhumorados. Sinceramente, no creo que sea tan difícil entender que el carril bici, es para «LAS BICICLETAS, COÑO».

Pero desde hace unos días nos resulta imposible entrenar. Por circunstancias laborales no siempre disponemos de ese par de horas de descanso para darnos una vuelta por la Florida. Aunque lo peor se ha presentado este sábado. Se nos ocurrió la feliz idea de llevar las bicis a un «experto» que las pusiera a punto, y lo que hemos conseguido es que la rueda trasera de mi bicicleta oscile. Sobra decir que las ruedas de una bicicleta nunca deben oscilar, en todo caso rodar, lo cual sin duda ayudaría bastante a llegar a Santiago.

Es por todo este sin fín de avatares inesperados que nos hallamos ahora en la tumbona frente a la piscina sin nada mejor que hacer que beber una cervecita y picar unos bocabits. Tampoco creo que haya nada mejor que hacer un domingo.

Os seguiré contando…

2 comentarios en “Mejor en domingo

  1. Molxa Autor

    Hola guapa! Acabamos de terminar la primera etapa y ya tenemos noticias de gente tan guapa, así da gusto!
    Muchos besos de Belén y míos. A la vuelta una de mus y otra de cerves…

  2. gracia

    pues si hermosa la vida te da sorpresas…la novia, el novia y que me dices de los bacabits…eg que é lo mejor.
    os seguire en el camino via sideral…no me lo pierdo.
    entre ensayo y ensayo buscando camino y ustedes vosotras haciendo el camino.
    tener cuidado que en ese caminoo…ooo…los peregrinos ven cosas raras…desde buda a mahoma pasando por jezus el que ilumina a la rachinger en roma, maricon !!.
    mil mantras de besos queridas….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *