Permitidme una reflexión…(3)

Despúes de escribir el útimo post sobre este tema me lo pensé mejor y tomé una decisión. Me voy a tomar esto del basket como una manera para perder unos cuantos kilillos sin tener que ir al puñetero gimnasio, y recuperar mi forma física y mi baloncesto. Me encanta jugar y últimamente me estoy bajando mucho a mediodía a tirar unas canastas cuando el tiempo no me lo impide, y he conocido a unos niños de insti con los que se juegan unas pachanguillas divertidas. Se me empieza a dar mejor.

Reconozco que he tenido un momento competitivo muy fuerte y que me ha jodido perder. Pero a partir de ahora voy a divertirme. Esta noche voy a jugar la pachanga de los miércoles y todos los partidos que pueda, y no pienso meterme nunca jamas con el árbitro. Espero tomarme alguna cerveza de vez en cuando con mis compis, aunque esto no ayude mucho a mi dieta, y seguir disfrutando al escribir mis crónicas de las jornadas.

Jugar al basket, la cerveza y escribir, probablemente algunas de las cosas que más me gustan en la vida. Porque si pensais que es ganar…es que no me conoceis nada. Bueno, eso se soluciona invitándome a unas cañas.

¿Acabamos con la polémica de una puñetera vez…?

Jornada 6: cancelado

Nos tocaba en la cancha al aire libre y llovió. La pista presentaba un aspecto de sopa de ajo bastante asquerosa y un árbitro desconocido y algo calvo canceló el partido. Me vino de coña, tampoco puedo correr y para jugar cinco minutos, meter 6 puntos y perder, prefiero irme a casa.

Por cierto, mejor hubiera sido que también cancelaran el barca-madrid de este domingo….

Permitidme una reflexión…(2)

Agradezco infinitamente los mensajes recibidos por mi último post acerca de las Libelulas, en la mayoría por mail. Para no extenderme y tener que copiar uno a uno los mails recibidos, voy a hacer un resumen acerca de lo que piensan mis compañeras sobre el tema propuesto. Es fácil. La mayoría de los comentarios van en la linea de “lo importante es participar, ganar no es el objetivo…”. Bien, os diré algo. He estado en todos los partidos y solo he faltado a un par de entrenamientos y nunca me ha parecido que a las que estábamos ahí les diese igual perder, o que las echen en el primer cuarto de 5 faltas…, más bien siempre me ha parecido que TODAS nos quedabamos bastante jodidas cuando los árbitros la tomaban con nosotras, o perdíamos. Las cañas de después son estupendas y nos lo pasamos fenomenal entrenando, pero no os engañeis a vosotras mismas, nadie se levanta un domingo antes de las 11 después de salir de juerga, y se va a jugar un partido si no tiene la ilusión de ganar. No creo que haya que apuntarse a la liga de Tetuán para quedar a tomar cañas… y además, si lo que nos gusta es hacer deporte y entrenar resulta más fácil que nos gastemos la pasta que hemos puesto en la ficha en otra hora de campo en el pabellón. Problema solucionado. Ya no perderemos más partidos. Y por lo poco que os conozco podría asegurar que ninguna de vosotras necesita jugar al baloncesto para tener vida social.

Pero el deporte va de muchas otras cosas que de “participar”. Va de intentar superarse, de mejorar, de aprender más de uno mismo a través del trabajo en equipo. Eso es lo que mola del deporte y en especial del baloncesto. Empiezas la temporada cogiendo un rebote y la acabas con 15 rebotes y con 25 puntos por partido. Porque la decepción no es perder, es no haber hecho todo lo posible por ganar. Y chicas, lo que nos está jodiendo después de cada partido que perdemos no es el hecho de no ganar, es que podíamos haber ganado, o por lo menos haber obligado al equipo contrario a ser mejores para ganar.

Que nos ganen porque son más que nosotras y están frescas, porque son más jóvenes, porque defienden mejor, porque nos resulta difícil pararlas, porque SON MEJORES, pero no porque nosotras solo queremos participar… Ya que nos hemos metido en esta historia de jugar al baloncesto aprovechemos la ocasión para algo más que mantener a raya la barriga cervecera. Mejoremos, aprendamos de nuestros errores y a lo mejor os sorprende ver que ni las demás son tan buenas, ni nosotras tan malas.

¿Participar…?, yo me lo paso bien intentando ganar, aunque nunca lo consiga.

Permitidme una reflexión…

Llevo desde los 8 años jugando y sobre todo, VIENDO Y DISFRUTANDO del baloncesto. Como no tengo abuela os diré que se cómo se juega al baloncesto, y se cuando alguien tiene potencial. Y voy a deciros algo: NO SOMOS MALAS…, lo digo mucho y pensáis que lo digo para animar, y no es así.

Las chabolu de los cojones no juegan bien, como tampoco juegan bien el resto de equipos que yo he visto de la liga. Pero la mayoría se nota que entrenan más y además se lo toman en serio, y son más jugadoras en los partidos, y tienen un entrenador que las dirige y las obliga a jugar de una manera más táctica y a defender más fuerte, pero no son mejores que nosotras. Las chabolu de los cojones no daban ni una hasta la mitad del partido, defendimos bien, pero haciendo cambios cada 2 minutos yo también aguanto. Empezaron a meterlas cuando nosotras estábamos agotadas físicamente y no defendíamos, y no sólo agotadas físicamente por una defensa individual que no venía a cuento, sino sicológicamente por culpa del árbitro. No nos lo creemos y cuando nos fallan las fuerzas y el equipo contrario enfila dos seguidas nos hundimos, y se dan cuenta.

Lo llevo notando un tiempo. Entrenamos mejor porque no estamos pensando en ganar, sino que nos divertimos, y precisamente el miércoles pasado lo hicimos fatal porque vinieron las chicas amigas de Torres y queríamos ganar. Creo no ser la única que no disfrutó como en otros entrenamientos. Y no lo digo por mi dolorido pie.

Nos falla la confianza en nosotras mismas, y nos falla entrenar con más cabeza. Encima somos pocas y algunas estamos jodidas físicamente. Tampoco nos ayuda demasiado nuestra fobia a los árbitros. No es un buen punto de partida para un equipo….

Pero resulta que tenemos a Torres. La jodía no le tiene miedo a entrar a canasta. Su potencia es alucinante. Derrocha energía, por eso hace pasos, piensa en meterla antes de entrar y sus pies corren más que su cabeza. Es un puñetero diamante en bruto. A correr Torres!!!

Y tenemos a Laura. Es ágil, se mueve bien por dentro, y cuando no se pone nerviosa tiene un tiro elegante. Suelta la muñeca guapa!!!

Y por supuesto tenemos a la prima Mamen. Tiene dos cosas buenas. Una es que siempre mira antes de pasar el balón, no todas podemos decir eso. Le echa cabeza. Y además, como se demostró el otro día, cuando quiere las enfila de dos en dos. Pierde el miedo escénico, Mamen, que tu sabes tirar.

Y Amparo. Te cagas con Amparo. No sé si alguien se ha dado cuenta de que es la que mejor defiende y la única que hace bloqueos decentes, aunque los desaprovechamos todos. Llega siempre la primera en balance defensivo y no sé cuantos pases corta la tía. Amparo, si fueras más alta te hinchabas a gorros.

Y que no se me olvide María. Estadísticamente es nuestra estrella en triples. Hermosa, deberías tirar más, que buena falta nos hace.

Y como no voy a hablar de nuestra cronista de hoy, Raquel. A mí me parece una estupenda pasadora. Tiene más que buen control del balón y suele encontrar el hueco por donde pasar con más facilidad que otras. Eso es ser un base.

Pero el domingo nos faltaron varias que son imprescindibles. Cris, tú tienes velocidad, tiro y guerreas en defensa de puta madre, se te echó de menos. Jimena, tu buena distribución del juego y tu tiro nos vendría de vicio, no nos faltes más. Luisa, tienes más manos que un pulpo y siempre cortas algún pase.

Seguro que se me olvida alguien, perdonadme en ese caso, pero a mí me parece que este equipo no está nada mal.

Y sobre todo destacaría algo de este equipo. Sin duda lo que más me gusta. EL BUEN ROLLO!!!!!!. Así que no nos enfademos en los partidos, no merece la pena. Somos competitivas y es lógico que estemos en tensión, yo la primera, pero no nos tomemos tan en serio los partidos si los entrenamientos son pachangas. Yo prometo tranquilizarme con los árbitros.

Eso sí, si de verdad queremos ganar sólo hay que hacer una cosa: preparar los entrenamientos incidiendo en aquello en lo que fallamos y entrenar más. Por eso me uno a la propuesta de Paloma, creo. Las que quieran podríamos quedar otro día para entrenar en la calle, aunque sólo sea para tirar, que buena falta nos hace.

En fin, que si nos siguen ganando es porque preparamos mal los partidos, tanto tácticamente como sicológicamente, no porque sean mejores. En nuestras manos está decidir si seguimos igual que hasta ahora, y disfrutamos de las cañas de después, o nos entrenamos mejor, lo que sin duda conlleva un esfuerzo de organización o tiempo que entiendo perfectamente que no todas puedan o quieran afrontar.

Hagamos lo que hagamos…¡LIBELULAS…A VOLAR…!!!!

Ah! Y como decía al principio, no tengo abuela, así que quería puntualizar que lesionada y todo me metí mis 6 puntos de media por partido, me hinché a rebotes y me hice una canastilla al contraataque. A lo mejor yo tampoco soy tan mala….

Ya me he desahogao………

Jornada 5: crónica de Raquel

Esta semana Raquel ha hecho una crónica bastante acertada del partido del domingo. Y como soy muy vaga me permito el abuso de copiar sus palabras desde el mail:

Muy buenas a todos.

Cómo antiguamente, voy a intentar dejar la crónica del partido de ayer…

Partido para olvidar
Nosotras éramos 7 de las cuales una vino lesionada (Gloria), a otras 2 les pitaron 5 faltas (Laura y Mary) y otra (yo) se lesionó, a los 5 minutos de entrar a jugar… vamos, una fiesta!!!
Ellas creo que eran 15 o así y un poco burricas.

El árbitro, el de la semana pasada… un horror.

Comienza el partido y 2 de nosotras todavía estamos dando vueltas para aparcar el maldito coche. Laura comenzó siendo base junto con Mary. Llega ya Mamen y se quedan en pista, Mamen y Mary arriba y Amparo, Torres y Laura abajo.
La cosa al principio tampoco se dio tan mal, quitando que cuando yo llegué (a 3 minutos del comienzo del partido) Laura ya llevaba 3 faltas. Gloria salió un ratillo, no sé muy bien el tanteo, pero creo que todavía no era exagerado. Se había metido alguna canasta, incluso un triple de Torres.
El árbitro empezó a pitar y pitar y la gente se empezó a desesperar. Salí a jugar y en el 2º ataque que hicimos, luchando por un balón de estos que queda en el suelo, me debí tirar de rodillas e hinqué la derecha en el parqué. No podía caminar, así que volvió a salir Gloria. Nuestra desesperación aumentaba al mismo ritmo que el marcador de las otras. Torres, en unos pasos que le pitaron (que esta vez NO fueron) le pegó una patada al balón… técnica al equipo. Luego Mamen, con la intención de demostrar que también arriba se pueden hacer faltas, le hizo una especie de placaje a una por la espalda… antideportiva. Laura volvió a salir y le pitaron las que le quedaban (esto debería ser el 2º cuarto todavía). Yo volví a salir en cuanto pasó el dolor y mejor me hubiera quedado sentadita. Para colmo, nos empezaron a hacer individual, con presión desde abajo… vamos, que pasar campo ya nos costaba lo nuestro. A veces lo conseguíamos y otras no… la mayoría de las que no lo conseguíamos nos hacían una canasta. Intentamos lo del tema de bloqueos, pero tenemos que mejorar mucho en ese sentido… terminé haciendo un bloqueo a Torres 🙂
En definitiva, desde que comenzó el 3er cuarto, a la espera de que pitaran el final del partido. Bueno, eso y haciendo alguna jugadilla chula con canasta, que maquilló el resultado final, aunque no lo parezca.

Marcador, creo que fue 14-50 o algo así. Nosotras somos las de 14, por si alguien tiene dudas.






Como no podía ser de otra manera…

Estoy lesionada. Fascitis plantar complicada con una bonita tendinitis leve en el talón de aquiles. Mi osteópata ha intentado arreglarlo estas semanas con rehabilitación, ejercicio moderado y esas cosas, pero claro, el hombre no contaba con lo burra que soy yo, y como no he parado pues me lo he acabado jodiendo de verdad.
Encima la cremita antiinflamatoria huele fatal, me la tengo que echar por la noche, y eso está difcultando gravemente mi vida sexual. Luego dicen que el deporte es sano.

Tengo para un par de semanas, pero igualmente voy a ir este domingo a jugar. No vamos a ser muchas y si tengo que salir pues salgo… ¡Fascitis a mi…!

Jornada 4: pasito a pasito…perdimos de un puntito


Pues este domingo jugamos contra Las Panteras, que a pesar del nombre no daban mucho miedo. Lo malo es nosotras fuimos unas lindas gatitas sin uñas con las que arañar. Comienza la crónica…

Ha sido el mejor partido que hemos jugado hasta la fecha, y eso que sólo éramos 7 y yo estoy lesionada, pero no es excusa…¿o sí…?…

No es que nos entraran muchas, en eso seguimos siendo un desastre, pero defendemos decentemente y las Panteritas no dieron guerra. Eso sí, yo tuve el día y metí 6 puntos, más 2 que me anularon por pasos o dobles o lo que le saliera de las narices al árbitro. Porque como todas las semanas tengo que hablar del árbitro… El cabrón empezó pitandolo todo, lo existente y lo inexistente, y claro, nos cargó de faltas siendo tan sólo 7. Y cuando tenía que haber empezado a pitar de verdad al final de partido no pitaba ni una, cosa sin duda tuvo bastante culpa de nuestro fracaso. Yo, en un alarde de pacifismo inédito en mi, impedí en varias ocasiones que Laura nos provocara más de una técnica, y todavía me recordaba la buena mujer en el entrenamiento de ayer, que se quedó con las ganas de llamarle gilipollas. Si es que en el fondo sí somos algo macarras.

Y llegó el último minuto, y las libelulas ganaban de 2, y sólo teniamos que aguantar, o meter otra, o ponerle una vela a la virgen, o tirarnos al árbitro…¡HABÍA QUE HABER HECHO ALGO, POR DIOS…!. y nos metieron un triple. Para no creer.

10 segundos. Nuestra estrella Torres coge el balón. Es nuestra última esperanza. En un alarde de poderío se acerca a la linea de 3, hay que tirar…balón a tablero y…¡DENTRO…!. ¿HEMOS GANADO?, no…pasos, el cabrón pitó pasos. Y me importa una mierda que fueran pasos. La culpa será por siempre del árbitro. He dicho.

Posteriormente comidita rica en casa de Torres (bonita casa, por cierto). Nos pusimos las botas con las croquetas de Raquel (tu invento vegetariano estaba de muerte), las varias ensaladillas, las 200 empanadas, y el mejunje ese de ajo que creo que trajo Cris, que no se como se llama pero estába bien rico. Y entre copa y copa jugamos a una especie de juego de averiguar personajes que estuvo muy divertido. Todos teníamos que proponer 3 personajes que luego el resto tenía que averiguar. Lo gracioso es que fuimos 3 las que propusimos a El Fary, y por supuesto salió Paquirrin, lo cual refuerza mi teoría de que somos bastante macarras.

En fín, está claro que se nos da mejor las reuniones libelulares que jugar al baloncesto…, oye, pues tampoco me parece mal.





Jornada 3: y al tercer día…RESUCITAMOS!!!!!!!!!!!!!

Incrédulos, pesimistas, gafes varios…ya no podeis negarlo…este equipo va a ganar la liga!!!!!!!!!. Es momento de euforia, de cañas bañadas en victoria, de digestiones bien hechas, coño. Y si bien es cierto que seguimos siendo bastante malas hay que señalar que las demás también…y no sólo eso, además de malas tienen la boquita muy guarrilla. Me explico ahora mismo.

Ganamos a las FEM, que deben ser las siglas de “tengo un mal perder que te cagas”. Se pasaron los dos primeros cuartos riendose de nosotras. Literalmente. Les hacía mucha gracias que no metieramos ni una. Es más, alguien de nuestro equipo las oyó comentar que éramos muy malas. Qué penoso es no mirarse el ombligo… Pero resultó que de repente nos dió por defender. A mi me tocó una tia más larga que un día sin pan. Y está mal que lo diga yo pero lo hice de puta madre. Ya no metió ni una, no recibía balón y le quité unos cuantos rebotes. Y en una de esas su compi me llamó gilipollas. A la pobre le sentaba mal que jugaramos al baloncesto.

Así que empezamos a desesperarlas porque no daban ni una, y de repente nosotras enfilamos 4 puntos seguidos.

Y entonces apareció el árbitro. El mismo imbécil que nos pitó el primer partido. Primero una falta antirreglamentaria a Cris, aunque previamente casi la degollan. Claro, esa no la pitó. No aprovecharon ni un tiro libre y les quitamos la posesión. Después una técnica por protestar , también a Cris. Y aquí es cuando veo claro que yo tengo razón. Nuestro problema con los arbitros es que les ponemos, y les jode. Porque seamos realistas. Nuestras contricantes por ahora son muy feas. Mucho. Y se ponen de parte de ellas porque también son muy feos. Y nosotras somos la leche. Asi que Cris, procura estar un poco menos mona para el próximo partido. Déjate el bigote o algo. Guardate tu belleza para las cañitas. Va por todas ¿eh?.

Quedan segundos, ganamos de 1. Entro a canasta…falta…y dos tiros…Acierto con el primero…YA HEMOS GANADO…para que meter el segundo.











Jornada 2: joderrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!

Libelulas – Aeroplanas

Definitivamente la temporada pinta muy mal…, no es que pretendiera ganar un anillo de la NBA de Tetuán pero esperaba meter alguna canastilla de vez en cuando.

Por supuesto perdimos. Por supuesto el árbitro tuvo la culpa. Y por supuesto hubo cañas después del partido. Eso no nos lo impide ni la técnica que nos pitaron al banquillo al cantarles ciertas verdades al colegiado (Laura, la próxima vez adjudicate la técnica, porque mandar a la mierda al árbitro siempre te honrará).

En fin, que siendo yo de muy mal perder hasta me estoy acostumbrando. En una de estas me hago del estudiantes…

Bueno, unos videos representivos del porqué perdimos:

Jornada 1: mi gozo en un pozo…

Triangulo Norte – Libelulas

Por fin llega el momento. Después de … años (no es necesario que resaltemos en exceso mi edad) la 14 vuelve a la carga. Lo malo es que las cosas no empezaron demasiado bien: tengo el número 20, 20 kilos más, y meto 20 puntos menos. Y para colmo perdimos.

Atrás quedaron los días de gloria (nunca mejor dicho) en el que mi media estaba en 21 puntos por partido. Menos mal que lo tengo grabado para el incrédulo…

En fin, que llegamos a la prorroga y acabamos perdiendo de 3 puntos. Un desastre común al que sin duda mi bajo estado de forma ayudó demasiado.

Aquí dejo unos videos y unas fotillos para el recuerdo del retorno.

Espero que el próximo domingo lo hagamos mejor.